Como identificar un desarrollador de tecnologia nocivo

equipo_desarrollo

  • Se trata de un individuo que tiene fuertemente interiorizados los principios tradicionales de la ideología machista y para mantenerla viva, pone en práctica una serie de estrategias perversas muy dañinas dentro del entorno de la pareja. Puede encontrarse absolutamente en todos los sectores de la sociedad, sin excepción, aunque en unos sea más visible que en otros.
  • Su comportamiento no es ocasional, espontáneo, producto de un arrebato. Es una violencia fría, metódica, premeditada, con estrategia y es periódicamente renovada y mantenida en el tiempo.
  • Su conducta es de castigo y de refuerzo, de apego y rechazo. Es una peligrosísima táctica que mezcla adecuada y convenientemente maltrato con afecto, creando así un fuerte vínculo de apego y dependencia víctima-agresor.
  • Muy egocéntrico todo debe girar a su alrededor, todo se debe centralizar en sí mismo. Posee una grandiosidad exagerada, se cree especialmente importante por encima de cualquier persona y esto lo manifiesta especialmente con su pareja.  Se atribuye cualidades y dones especiales e incluso mágicos.
  • Necesita aprobación y/o alabanza de forma continua, reiterada, sin tregua. Tiene una necesidad imperiosa de sentirse aceptado, aprobado y admirado. Considera que merece cariño y un profundo respeto por parte de los demás, sin sentirse obligado a corresponder. Le exige respeto a su pareja en el sentido más literal y sublime del término.
  • Carece de empatía y de emociones. Es insensible y desconfiado y es absolutamente incapaz de ponerse en el lugar de su pareja y compartir sus sentimientos, de comprender su realidad.
  • Muestra desdén y desprecio de forma continuada. Quiere ser el centro de la vida de su pareja, quien debe estar ansiosa de satisfacer todas sus demandas o, de lo contrario, le amenaza con retirarle su amor que considera un privilegio, un regalo de los dioses.
  • Es un sujeto especialmente envidioso, tiene la constante sensación de que los demás poseen lo que él no tiene; sin embargo, cree que los otros son envidiosos de él. Aunque antepone la lógica a los sentimientos, siente una profunda envidia hacia las personas que tienen capacidad de empatía y/o son emocionalmente abiertos y sociales. Muy arrogante. Intolerante a las críticas. Se siente ofendido con facilidad.
  • Es muy hábil para seducir, engañar, embaucar y especialista en mantener el misterio incluso en los asuntos más simples; así se siente más interesante y así es como atrapa la atención de  su pareja, haciendo de ella su principal víctima aunque no sea la única.
  • Es especialista en humillar,  desvalorizar,  denigrar, culpar y manipular. Digamos que es todo un maestro en demoler la autoestima de su víctima.  Es celoso patológico, acosador, dañino y es capaz de generar dolor de manera continuada en su víctima. Goza, disfruta y se fortalece al hacer sufrir, hacer dudar, humillar, someter y destruir.
  • Considera que su pareja  está ahí para satisfacer sus necesidades no titubea en manipularla y en tratarla  como un objeto a su disposición para obtener beneficio.
  • Niega y oculta sus sentimientos de depresión, su tristeza, incluso a su pareja, como reacción a cualquier trauma no superado que hayan podido sufrir. Al mismo tiempo adora esa imagen de sí mismo inflada, falsa, sobrevalorada que proyecta al exterior.
  • Fantasea con lograr éxito, admiración, belleza, poder…en cantidades ilimitadas y con encontrar el amor  ideal y perfecto. Justo lo que él merece.
  • Se considera privilegiado,  el mejor, único, excepcional en lo que hace y en lo que dice,  aunque sus labores sean de naturaleza simple y sus logros intelectuales y/o laborales ínfimos.
  • Irradia una falsa imagen de seguridad en sí mismo incluso de ternura y puede ser capaz de convencer a otras personas de que no hay nadie mejor que él. Busca el triunfo por el triunfo mismo. No tolera el fracaso y esto puede llevarlos a veces a no arriesgarse, aunque tampoco se arriesga porque es esencialmente cobarde.
  • Tiene una interpretación distorsionada de la realidad y una memoria selectiva que le ayuda a mantener  su imagen inflada. Exagera sus éxitos y se atribuyen mayores habilidades que nadie al conseguirlos, mientras que atribuyen sus fracasos frecuentes a su pareja y/o circunstancias externas.
  • Es tragicómico en su esencia personal. Usa el discurso contradictorio y ambiguo como medio habitual de diálogo. Su inteligencia es estratégica. Destruye con sonrisas.
  • El machista perverso narcisista vive el sexo como una cuestión primordial en su vida. Necesita manifestar su hombría en toda su extensión,  necesita resaltarla de forma notable y continua. Es como si a veces dudara de su condición  y tuviera necesidad de demostrar cuan hombre es. Es habitual que mantenga al mismo tiempo relación afectiva con dos o más mujeres ya sea de forma abierta u oculta.  No es extraña su relación perversa con menores.
  • La actuación del perverso no finaliza con el cese de la relación. En su estructura mental no es lógico que la mujer rechace al hombre. Nunca acepta esa derrota porque considera que sólo él está autorizado a dirigir la relación.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

css.php