Autodisciplina en el desarrollo tecnológico

Aquí te doy una base rápida para que construyas ya tu fortaleza de disciplina. Hoy mismo te beneficiarás. Método 1: 2 Minutos. El viejo truco de un profesor de pintura para empezar cualquier tarea… y terminarla El secreto de la Autodisciplina es empezar. Empezar es la base de la disciplina. Marcarás la diferencia sobre el resto con un pequeño paso cada día. Eso más de lo que hace nadie.

Y empezar tiene magia. Te hace seguir y seguir sin darte cuenta. Un profesor de pintura tenía un método infalible para que sus alumnos tuviesen la disciplina de practicar. Les decía que sólo tenían que practicar la pintura durante 2 minutos al día. ¿Qué pasaba? Que 2 minutos al día era fácil. Todos le obedecían, eran sólo 2 minutos. Lo que ocurría era que una vez abierto el estuche, preparado el folio y colocado los materiales sobre la mesa, era muy fácil pasar de los dos minutos.

Y todos acababan practicando casi dos horas.  Empezar, la técnica infalible. Esto también vale para cambiar tu humor y pasar de un estado alicaído a uno de confianza con ganas de comerte el mundo. Imagina una mañana gris en que no las tienes todas contigo. Pues prueba a empezar: mira lo más alto que puedas, hacia arriba. ¿Ves el techo? Ok. ¿Ahora notarás como tu confianza sube si elevas la cabeza? Estamos programados genéticamente para mirar hacia arriba si tenemos confianza. Por eso si nos forzamos a mirar hacia arriba sin más, se producirá el efecto automático y nos llenaremos de confianza. Cuando miramos hacia abajo, nos sentimos «hacia abajo».

Pero cuando miramos hacia arriba, nuestro espíritu va «hacia arriba» y aparece la sonrisa. Pruébalo, es imposible estar alicaído si mueves tu cabeza hacia arriba. ¿Ves como es tan sencillo como empezar? Es sólo un movimiento, es dar el primer paso. 2 Minutos elevando tu cabeza, harán más por tu buen humor y confianza que cualquier otra cosa. Empieza desde hoy a mirar el tejado de las casas, (siempre que puedas, claro). Verás cómo empiezas a sentirte mejor. Pruébalo hoy. Si notas que no tienes confianza, levanta la cabeza. Si estás rodeado de personas que te imponen, levanta la cabeza. Si quieres sentirte mejor, levanta la cabeza. Son sólo unos segundos, sólo es empezar.

El ejemplo anterior vale para obtener confianza, pero empezar también te sirve para conseguir otras disciplinas. Sólo son 2 minutos. Empieza a planificar durante dos minutos cada día, empieza a practicar deporte subiendo sólo dos pisos de escaleras o empieza a aumentar tu sociabilidad saludando a dos personas que te encuentres por las mañanas. Y el resto será muy fácil. Método 2: Lo que más te motivará para tener Autodisciplina ¿Sabes cómo motivarte para tener una poderosa autodisciplina? ¡Pensando en tus objetivos! ¡Motivación! Motivarte pensado en tus objetivos te hará seguir pase lo que pases. Aunque estés en el sitio equivocado.

Si estás en un trabajo que odias o en una relación de la que quieres salir, visualiza tus objetivos y ganarás fuerzas para romper cualquier cadena. Con un buen aliciente disfrutarás del presente y tendrás toda la energía para seguir. Esa es la clave. La mayoría no se motiva lo suficiente pensando en sus metas y en lo que hará por conseguirlas. No se da una alegría cada día sabiendo que se ha acercado otro paso más a sus metas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

css.php